Tipos de obesidad

Para conocer el grado de obesidad de una persona, se utiliza el Índice de Masa Corporal (IMC). Su cálculo es muy sencillo. Tan sólo tienes que dividir tu peso entre tu altura en metros elevado al cuadrado. Pondremos un ejemplo:

Una persona de 1,65 metros de altura pesa 90 Kilos. El cuadrado de su altura (1.65x1.65) sería 2.72. Dividimos los 90 kilos entre 2.72 y el resultado nos da 33.08. Ése sería su Índice de Masa Corporal.

Se supone que el IMC ideal de una persona está alrededor de 22. A partir de ahí estaríamos hablando de sobrepeso. Se considera que una persona tiene obesidad mórbida cuando su IMC es superior a 40. Sin embargo, algunos científicos han hecho una clasificación más precisa de la obesidad para poder aplicar diferentes tratamientos.

La clasificación es la siguiente:

También podemos clasificar la obesidad según la forma en la que la grasa se acumula en el cuerpo:

  • Androide: Es la típica de los hombres que acumulan la grasa en la parte superior del cuerpo (abdomen hinchado). Se la conoce como “forma de manzana”. Este tipo de obesidad provoca sobre todo trastornos cardiacos.
  • Ginoide: También llamada “forma de pera”. Es más común en las mujeres, ya que la grasa se acumula en la parte inferior del cuerpo (glúteos y piernas). Puede provocar trastornos vasculares.