Comer sin sentido: cómo superarlo

A pesar de que nos encontremos muy motivados y disciplinados y estemos siguiendo nuestra dieta al pie de la letra, debemos ser conscientes de una cosa: tarde o temprano cometeremos un error. Nos pasa a todos, no es el fin del mundo. Un día u otro nos encontraremos en una situación en la que no podremos evitar comer de más, saltarnos la dieta o incluso pegarnos un atracón. Después llegarán las lamentaciones, nos culparemos por nuestra falta de control y nos sentiremos mal durante el resto del día. Lo peor es que generalicemos ese error, diciéndonos que, si ya hemos fallado, podemos seguir fallando el resto del día o de la semana. Esta ansiedad producida por la culpa y esta generalización de los errores pueden llevarnos al abandono de la dieta.

Por tanto, una vez asumido que comeremos sin sentido en más de una ocasión (vacaciones, cenas familiares, fiestas…), debemos centrarnos en cómo superarlo:

  • Empieza de cero cada día: Da igual si ayer cumpliste la dieta al 100% o si cometiste errores. Cada día debes empezarlo de cero, borrando de tu mente los fallos que creas haber cometido y esforzándote por conseguir tu objetivo.
  • No seas duro contigo mismo: Puedes encontrarte a ti mismo diciéndote cosas horribles y críticas destructivas después de haber comido sin sentido. Debes ser tolerante contigo mismo, recordar que todos cometemos errores y perdonarte. Lo contrario sólo servirá para reducir tu seguridad en ti mismo y, con ello, tus probabilidades de éxito.
  • Busca una solución inmediata: En lugar de quedarte arrepintiéndote de ese pedazo de pastel que te has comido, busca una manera de arreglarlo. Sal a dar un paseo o a realizar algún deporte, planea las siguientes comidas del día para que sean saludables
  • Ponlo en perspectiva: No te hundas ni creas que todo es un desastre. Piensa en errores de tu pasado más graves que éste y cómo los has solucionado. Intenta utilizar tu sentido del humor para quitarle importancia.
  • Aprende de los errores: Lo más importante es identificar las circunstancias en las que comiste sin sentido y aprender de ellas. Eso nos ayudará a ser más fuertes y estar más preparados para la siguiente situación en los que nos veamos tentados a comer de más.