Los efectos psicológicos de la obesidad en los adolescentes

Los adolescentes con exceso de peso presentan complicaciones físicas asociadas a su trastorno. Algunos de ellos pueden padecer enfermedades como la diabetes, problemas hormonales o gastrointestinales… Si no consiguen superar su trastorno, es muy probable que se conviertan en adultos obesos y que esos problemas físicos vayan empeorando con el paso del tiempo.

Pero, además de estos problemas físicos, los adolescentes obesos se enfrentan a muchos problemas de índole psicológica por su exceso de peso. Entre los más importantes podemos destacar:

  • Pueden ser rechazados por sus compañeros o ser víctimas de sus burlas. Esto provoca una baja imagen corporal, baja autoestima y puede llevar al aislamiento y la depresión.
  • Tienen dificultades para integrarse en un grupo o encontrar pareja.
  • Al tener más riesgo de ser maltratados por los demás, acaban pensando que lo merecen y dejan de defender sus derechos, además de maltratarse a sí mismos con pensamientos negativos.
  • El aislamiento les puede llevar a encerrarse en casa, lo que reduce aún más su actividad física y puede llevarles a refugiarse en la comida, aumentando el problema.
  • Pierden más horas de clase que los adolescentes sin exceso de peso, ya sea por los problemas físicos generados por la obesidad o porque no quieren enfrentarse al rechazo de sus compañeros y evitan acudir al instituto.
  • Pueden desarrollar problemas psicológicos graves como ansiedad, depresión o trastornos obsesivo-compulsivos.
  • Muestran menos energía e interés por participar en actividades y relaciones sociales. Pueden mostrarse tristes y solitarios o incluso agresivos y enfadados con el resto del mundo.
  • Tienen pocos amigos y les cuesta abrirse a gente nueva.
  • Pueden desarrollar trastornos del sueño y dormir demasiado o demasiado poco.
  • En algunos casos, sus pensamientos negativos pueden llevarles a hacerse daño a sí mismos

Es importante estar atentos a la aparición de estos síntomas para poder ayudarles a superarlo o ponerles en contacto con un especialista que pueda tratar su caso de manera eficaz.