Obesidad y problemas físicos

La obesidad mórbida no consiste sólo en un problema estético que puede hacer que la persona tenga una baja autoestima o desarrolle problemas de depresión y aislamiento. Estos problemas psicológicos y sociales son graves pero a ellos van unidos trastornos de tipo físico que reducen la calidad de vida del paciente y pueden ponerla en peligro, ya que las personas afectadas por este trastornos pueden desarrollar un gran número de enfermedades físicas y tienen una esperanza de vida más corta.

Para comenzar, hay que decir que la obesidad mórbida es una enfermedad crónica. Hay personas que creen que, sometiéndose a alguna dieta milagrosa o a una operación de cirugía, podrán desprenderse de su exceso de peso y volver a su vida habitual. Esto no es cierto.

Solamente la adquisición de unos hábitos de vida saludable en cuestión de alimentación sana y actividad física podrán evitar que esos kilos que les persiguen vuelvan a alcanzarles. Es decir, no se trata de sufrir unos meses o unos años y “curarse” para siempre. Una persona obesa deberá cuidarse toda la vida, al igual que lo hace un diabético, por ejemplo.

Vamos a señalar a continuación los principales problemas físicos que pueden aparecer asociados a la obesidad:

  • Problemas cardiovasculares: Varices, trombos, embolias, hipertensión arterial, mayor probabilidad de sufrir un ataque cardiaco…
  • Dificultades respiratorias: Suele aparecer fatiga y respiración dificultosa al realizar cualquier actividad física. También pueden aparecer apneas del sueño, que consisten en una detención momentánea de la respiración mientras se duerme. La persona puede despertarse por ello o, aunque continúe durmiendo, no descansa bien, por lo que suelen acabar necesitando un aparato para poder respirar por las noches.
  • Problemas articulares: El sobreesfuerzo al que se someten las articulaciones por tener que soportar el exceso de peso puede acabar deformándolas o produciendo artrosis.
  • Problemas metabólicos: Los niveles de colesterol, acido úrico, transaminasas… se alteran. Muchos pacientes con obesidad acaban desarrollando diabetes.